martes, 25 de junio de 2013

¡ HASTA SIEMPRE !

Llevo días pensando en como dar fin a este blog, reflejo de nuestra historia, de nuestra pequeña vida en el cole,... que nos hacía importantes y únicos.

A veces los niños y yo hemos llegado a pensar que el blog tenía "poderes" y aunque estuviéramos muy cansados nos pedía que siguiéramos contando lo que hacíamos, otras veces "otros" nos miraban y aprendían de nosotros y llegamos a creer que ¡éramos famosos!

Dos años recordando que "somos aquello que aprendemos",...dos años entrando cada semana a "colgar" lo que ellos (mi público más exigente) demandaban. Y ahora nuestra "GRAN ventana" se cierra...

Es difícil buscar un final cuando no quieres que se acabe... No encuentro las palabras correctas para decir adiós ni agradecer tantas palabras bonitas y tantas cosas vividas...

Aquí acaban dos años llenos de aprendizajes, de juegos, de emociones, de sentimientos, de risas, de sorpresas, de sueños compartidos...de lo que más nos gusta a todos los que hemos estado en esta clase...de VIDA.

Os deseo lo mejor para el futuro, la clave de vuestro éxito está en vosotros mismos, no cambiéis nunca y seguir esforzándoos como yo os he intentado transmitir, y si algo no sale a la primera aprender de los errores para intentarlo con más fuerza y nunca os deis por vencido...y recordar que lo más importante está siempre en el corazón.  
La diferencia ya la hemos marcado nosotros.

Agradecer a todos los niños y a sus papás y mamás todo su cariño y esfuerzo para esta tarea tan bonita que es la de educar. SIN VOSOTROS NADA HUBIERA SIDO POSIBLE.

"La vida sólo se puede entender mirando hacia atrás, pero sólo se puede vivir mirando hacia delante".
                                                                                                     Sören Aabye Kierkegaard

                                 NUNCA OS OLVIDARÉ, OS LLEVO EN EL CORAZÓN.
.

LA OREJA VERDE EN LA ESCUELA

Un día, en el Expreso Soria Monterde,
vi que subía un hombre con una oreja verde.
No era ya un hombre joven sino más bien maduro,
todo menos su oreja, que era de un verde puro.
Cambié pronto de asiento y me puse a su lado
para estudiar el caso de cerca y con cuidado.
Le pregunté:–Esa oreja que tiene usted, señor,
¿Cómo es de color verde si ya es usted mayor?
Puede llamarme viejo –me dijo con un guiño–
esa oreja me queda de mis tiempos de niño.
Es una oreja joven que sabe interpretar
voces que los mayores no llegan a escuchar:
Oigo la voz del árbol, de la piedra en el suelo,
del arroyo, del pájaro, de la nube en el cielo.
Y comprendo a los niños cuando hablan de esas cosas
que en la oreja madura resultan misteriosas…
Eso me contó el hombre con una oreja verde
un día, en el expreso de Soria a Monterde
Gianni Rodari

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada